Equilibrio entre modernidad y tradición.

Clásico: en esta misma palabra conviven para Pal Zileri un ideal de elegancia en continua evolución, con la energía y la vitalidad de su visión emprendedora.

Desde 1970 la empresa aúna una moderna logística productiva –industrial y competitiva- con una especial atención a la calidad del producto y la dedicación al cliente, que derivan directamente de su cultura sartorial italiana. Todavía hoy el traje de entelado italiano, una arquitectura de tejidos preciados y elaborados manualmente, perfeccionados por generaciones de sastres, es el producto que despunta para la firma.

Pal Zileri se encuentra en Quinto Vicentino, en el corazón del Veneto, y además es una marca conocida en más de 70 países. Cifras, productividad, servicio, fuerza comercial… todos estos conceptos son los propios de una empresa proyectada a escala global.; la ética profesional, la pasión y la creatividad cultivan todavía el placer de la excelencia de una boutique artesanal. En el equilibrio de estas dos almas está la clave del éxito de la firma, que expresa plenamente la primacía italiana en la forma clásica de vestir.

1970

Nace Confecciones Forall, a partir de un proyecto de un grupo de emprendedores del sector textil.

Años 80

Los socios deciden adquirir una identidad estilística y comercial más competitiva: nace la marca Pal Zileri. La empresa despunta en los mercados internacionales, e inicia una política de colaboración con importantes firmas Made in Italy. A lo largo de los años Soprani, Verri, Fusco, Krizia, Trussardi y Moschino se suceden para producir y distribuir sus líneas masculinas. La facturación en un decenio alcanza los 67 millones de euros, de los cuales 19 millones corresponden a ventas en el extranjero.

Años 90

Continúa la expansión internacional. Una innovadora política de distribución, que se centra en la apertura de negocios mono-marca, consolida la presencia en Europa, América y Asia.

Actualmente

El nuevo siglo se abre con una facturación consolidada que supera los 110 millones de euros, de los cuales más de la mitad se realiza en el extranjero, también gracias al potenciamiento las tiendas mono-marca. La propuesta se enriquece añadiendo al traje sartorial las líneas más informales de Pal Zileri Concept y LAB y creando un total-look con accesorios coordinados: bufandas y cinturones, plumas, sombreros, maletas, relojes y perfumes. Una sabia estrategia de diferenciación llevó a cerrar el 2012 con una facturación de otros 150 millones de euros.